Click here to download this as a printable PDF in ENGLISH | en Español.

In English

Nursing home residents and staff are especially vulnerable to the new coronavirus.

Some of the first U.S. cases occurred at a long-term care skilled nursing facility in Washington State. To date, 129 people were infected there, including 81 out of approximately 130 residents, 34 out of 170 staff and 14 visitors; 23 residents and visitors have died as of March 18.

A detailed description of this tragedy by the Centers for Disease Control and Prevention is at:  https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/69/wr/mm6912e1.htm?s_cid=mm6912e1_w

Nursing homes are more susceptible to coronavirus outbreaks and deaths than most other health care facilities. This is true because patients tend to be elderly, with serious health issues like heart and lung disease, diabetes and compromised immune systems.

Some health care workers have jobs at more than one facility, and providers of food and other services may visit several in the course of a day, increasing the risk of transmission. In addition, the Washington State facility initially thought it was dealing with the flu, so they were slow to take adequate precautions.

In its report the CDC described in general terms what every nursing home must do to protect residents and staff: “Long-term care facilities should take proactive steps to protect the health of residents and preserve the health care workforce by identifying and excluding potentially infected staff members, restricting visitation except in compassionate care situations, ensuring early recognition of potentially infected patients, and implementing appropriate infection control measures.”

What is your nursing home doing to prepare for and control the virus? What are they doing to protect residents and staff? Here are a few simple questions you should ask.

  • Does your facility have an infection control plan?
    Such plans are required by federal law. That law, designated as 42 CFR 483.30, can be found by going to www.ecfr.gov  and browsing first on Title 42, and then on Part 434.
  • Has the plan been updated for COVID-19?
  • Was the union involved in developing the plan or the update?
  • Have union members been trained in the plan?
  • Is the facility following it?
  • Does the plan include protections for everyone, including not only medical personnel, but dietary, laundry, building maintenance, environmental services, and those who might visit briefly to provide therapy, do repairs or make deliveries? 
  • Has the facility been cited in the past few years by federal or state authorities? Have they corrected those violations?
  • Are they frequently checking residents and staff for symptoms?
  • Coughing and fever are the most common symptoms. Many patients also have shortness of breath. However, it appears that people can become infected, and infect others, several days before they show symptoms.
  • Do they have a supply of COVID-19 test kits?
  • Do they immediately test residents and staff with symptoms of coronavirus, or who have been exposed to someone who has coronavirus without proper protective gear?
  • Do they isolate residents, and send staff home, until the results come back?
  • What’s the policy for visitors?
    Many facilities are excluding all visitors, except family where the resident is critically ill. Anyone allowed to enter the facility should be checked for symptoms.
  • What happens when someone tests positive? 
    Positive cases should be medically evaluated at the facility or at a nearby hospital. Staff can be isolated at home if their symptoms are minor – unless they live with someone they might infect. Residents should normally be sent to a hospital, unless the facility has the required negative pressure rooms and equipment to care for them. Few facilities do. However in crisis situations, some patients may have to stay at the facility. The CDC has guidelines for doing this as safely as possible as part of their overall guidance for long-term care facilities: https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/healthcare-facilities/prevent-spread-in-long-term-care-facilities.html
  • Have staff been trained in the proper procedures for testing, isolating and treating COVID-19 patients, and for protecting themselves?  Was the union involved in developing the procedures?
  • Is there an adequate supply of N95 respirators?
    N95 or better respirators should be used around coronavirus patients. Surgical masks aren’t good enough!  In addition, N95s require training and fit-testing, and cannot be used with facial hair under the seal. It is okay to use better respirators, like N99s and powered air-purifying types.
  • Does the facility have a contingency plan if N95s begin to run short?
    Normally, N95s should be discarded after each use. But they can be reused in some circumstances. The National Institute for Occupational Safety and Health (NIOSH) has published an extensive guide to N95s, including in crises like this one, at:  https://blogs.cdc.gov/niosh-science-blog/2020/03/16/n95-preparedness/?deliveryName=USCDC_170-DM22692
  • Is there an adequate supply of other protective gear, including gloves, gowns, booties, hoods and face shields?
    Except for face shields, these should only be used once.  
  • Is there a good system for safely disposing of potentially contaminated protective gear, and safely cleaning equipment?
  • Are staff with known risk factors excluded from direct contact with COVID-19 patients?
    Risk factors include cardiac disease, pulmonary disease, diabetes, a compromised immune system, and age over 60.
  • If a staff member is sent home, are their pay and benefits protected?
    Ideally, workers sent home because of known or suspected coronavirus infection should receive full pay and benefits, and should not have to use sick days (if sick days are limited), vacation, or personal days. This is not the law; it will have to be negotiated.

For more information

For more information about the USW Health Care Workers Council: https://www.facebook.com/groups/USWHealthCareWorkers

Visit the USW Coronavirus Resource Page: USW.ORG/COVID19 


En español

Los residentes y el personal de los hogares de ancianos son especialmente vulnerables al nuevo coronavirus.

Algunos de los primeros casos en los Estados Unidos ocurrieron en un centro de enfermería especializada de cuidado a largo plazo en el estado de Washington. Hasta la fecha, 129 personas se infectaron allí, incluyendo 81 de aproximadamente 130 residentes, 34 de 170 empleados y 14 visitantes; 23 residentes y visitantes han muerto hasta el pasado 18 de marzo.

Una descripción detallada de esta tragedia dada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades [CDC por sus siglas en inglés] se encuentra en el siguiente enlace (solo se pudo encontrar el reportaje en inglés: https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/69/wr/mm6912e1.htm? s_cid=mm6912e1_w 

Los hogares de ancianos son más susceptibles a los brotes y muertes por coronavirus que la mayoría de los otros centros de atención médica. Esto es cierto porque los pacientes tienden a ser ancianos, con problemas de salud graves como enfermedades del corazón y pulmón, diabetes y sistemas inmunológicos comprometidos.

Algunos trabajadores del sector salud tienen trabajos en más de una instalación, y los proveedores de alimentos y otros servicios pueden visitar varias locaciones en el transcurso de un día, lo que aumenta el riesgo de transmisión. Además, las instalaciones del estado de Washington inicialmente pensaron que estaba lidiando con la gripe, por lo que tardaron en tomar las precauciones adecuadas.

En su informe, los CDC describieron en términos generales lo que todos los hogares de ancianos deben hacer para proteger a los residentes y al personal: "Los centros de atención a largo plazo deben tomar medidas proactivas para proteger la salud de los residentes y preservar a la fuerza de trabajo de atención médica identificando y excluyendo a los miembros del personal potencialmente infectados, restringiendo las visitas excepto en situaciones de atención compasiva, asegurando el reconocimiento temprano de pacientes potencialmente infectados e implementando medidas apropiadas de control de infecciones.”  

¿Qué está haciendo su hogar de ancianos para prepararse y controlar el virus? ¿Qué están haciendo para proteger a los residentes y al personal? Estas son algunas preguntas simples que debe hacer.

  • ¿Tiene su centro un plan de control de infecciones?
    Dichos planes son requeridos por la ley federal. Esa ley, designada como 42 CFR 483.30, se puede encontrar en el siguiente enlace (solo se pudo encontrar el contenido en inglés): www.ecfr.gov y navegando primero en el Título 42, y luego en la Parte 434
  • ¿Se ha actualizado el plan para COVID-19?
  • ¿El sindicato participó en el desarrollo del plan o de la actualización?
  • ¿Se ha capacitado a los miembros del sindicato en el plan?
  • ¿La instalación lo está siguiendo? ¿El plan incluye protecciones para todos, incluyendo no sólo personal médico, sino también dietético, lavandería, mantenimiento de edificios, servicios ambientales y aquellos que podrían visitar brevemente para proporcionar terapia, hacer reparaciones o hacer partos?
  • ¿Las autoridades federales o estatales han citado la instalación en los últimos años? ¿Han corregido esas violaciones?
  • ¿Se involucró el sindicato en desarrollar el plan o la actualización?
  • ¿Con frecuencia revisan a los residentes y al personal para ver los síntomas?
    La tos y la fiebre son los síntomas más comunes. Muchos pacientes también tienen dificultad para respirar. Sin embargo, parece que las personas pueden infectarse, e infectar a otras personas, varios días antes de que muestren síntomas.
  • ¿Tienen un suministro de kits de prueba COVID-19?
  • ¿Prueban inmediatamente a los residentes y al personal con síntomas de coronavirus, o que han estado expuestos a alguien que tiene coronavirus sin el equipo de protección adecuado?
  • ¿Aíslan a los residentes y envían al personal a casa hasta que los resultados vuelvan?
  • ¿Cuál es la política para los visitantes?
    Muchas instalaciones excluyen a todos los visitantes, excepto a la familia donde el residente está gravemente enfermo. Cualquier persona a la que se le permita entrar en las instalaciones debe ser revisada para ver si hay síntomas.
  • ¿Qué sucede cuando alguien da positivo?
    Los casos positivos deben evaluarse médicamente en el centro o en un hospital cercano. El personal puede aislarse en casa si sus síntomas son menores, a menos que vivan con alguien a quien puedan infectar. Los residentes normalmente deben ser enviados a un hospital, a menos que la instalación tenga las salas de presión negativa requeridas y el equipo para cuidar de ellos. Pocas instalaciones lo hacen. Sin embargo, en situaciones de crisis, algunos pacientes pueden tener que permanecer en el centro. Los CDC tienen pautas para hacerlo de la manera más segura posible como parte de su orientación general para los centros de atención a largo plazo (el siguiente enlace solo está disponible en inglés): https://www.cdc.gov/coronavirus/ 2019-ncov/healthcare-facilities/prevent-spread-in-long-term-care-facilities.html 
  • ¿Se ha capacitado al personal en los procedimientos adecuados para analizar, aislar y tratar a los pacientes de COVID-19 y para protegerse a sí mismos? ¿El sindicato participó en el desarrollo de los procedimientos?
  • ¿Existe un suministro adecuado de respiradores tipo N95?
    N95 o mejores respiradores deben utilizarse alrededor de pacientes con coronavirus. ¡Las máscaras quirúrgicas no son lo suficientemente buenas! Además, los N95 requieren entrenamiento y pruebas de ajuste, y no se pueden usar con vello facial bajo el sello. Está bien usar respiradores mejores, como N99 y tipos de purificación de aire alimentados.
  • ¿Tiene la instalación un plan de contingencia si los N95 comienzan a escasear?
    Normalmente, los respiradores tipo N95 deben desecharse después de cada uso. Pero pueden ser reutilizados en algunas circunstancias. El Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (NIOSH por sus siglas en inglés) ha publicado una extensa guía de los respiradores tipo N95, incluso en crisis como esta, en el siguiente enlace (el siguiente enlace solo se pudo conseguir en inglés): https://blogs.cdc.gov/niosh-science-blog/2020/03/16/n95-preparedness/?deliveryName=USCDC_170-DM22692
  • ¿Hay un suministro adecuado de otros equipos de protección, incluyendo guantes, batas, botines, capuchas y protectores o escudos faciales?
    Excepto por los protectores o escudos faciales, estos solo se deben usar una vez.
  • ¿Existe un buen sistema para desechar de forma segura el equipo de protección potencialmente contaminado y limpiar equipos de forma segura? ¿Se excluye el personal con factores de riesgo conocidos del contacto directo con pacientes con COVID-19?
    Los factores de riesgo incluyen enfermedades cardiacas, enfermedad pulmonar, diabetes, un sistema inmunológico comprometido y mayores de 60 años.
  • ¿Si un miembro del personal es enviado a casa, sus salarios y beneficios están protegidos?Idealmente, los trabajadores enviados a casa debido a una infección por coronavirus conocida o sospechada, deben recibir salarios completos y beneficios, y no deben tener que usar días de enfermedad (si los días de enfermedad son limitados), vacaciones o días personales. Esta no es la ley; tendrá que ser negociado. 

Para más información

Comuníquese con el consejo de los trabajadores del sector salud de los United Steelworkers (USW): https://www.facebook.com/groups/ USWHealthCareWorkers

Visite la página de recursos e información acerca del coronavirus de los United Steelworkers (USW). También puede enviar sus preguntas por correo electrónico o enviar un mensaje de texto en el siguiente enlace: https://www.usw.org/members/coronavirus-resources